-
00:0000:00

Somos abogados de asegurados, no de aseguradoras,

¿Qué nos distingue de otros abogados?

En México son muy pocos los profesionistas que conocen la materia de seguros, ya que en las aulas esta materia no existe o es optativa en muy pocas Universidades, por lo cual, los abogados que la ejercemos debimos tener un acercamiento con el sector asegurador y aprender de forma autónoma su nivel técnico-jurídico.

Asimismo, de esta minoría de expertos en seguros, una gran parte de los abogados son ex-trabajadores de aseguradoras que si bien conoce su forma de trabajo, únicamente llevan asuntos que son notoriamente procedentes porque evalúan los casos como si fuera los dictaminadores y no buscan innovar ante las nuevas problemáticas que van surgiendo. 

Por tal razón, nuestro despacho a diferencia de otros abogados, analiza a fondo cada asunto y busca las deficiencias que las aseguradoras no han corregido para lograr que un asunto con pocas probabilidades de éxito, sea un juicio ganado.

De ahí que, conocemos el sector asegurador, la naturaleza del contrato de seguro en su aspecto doctrinal, legal y judicial, pero nos distingue que cada asunto se analiza con el objetivo de desvirtuar los argumentos que usan las aseguradoras (No pensamos como aseguradoras), sino que usamos sus errores como estrategias para obtener una sentencia favorable y por ello estamos a la vanguardia ante los nuevos criterios que se van forjando en esta materia.

 

¿Por qué no me ayudaron en la CONDUSEF?

Siendo el año de 1999, se crea al vapor la Comisión Nacional para la Defensa de los Derechos de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF por sus siglas), confiriéndosele a la misma plena autonomía para emitir las resoluciones y laudos que en su caso correspondan, sin embargo, en materia de protección a usuarios y solución de conflictos, los procedimientos de conciliación y arbitraje regulados, han resultado notoriamente ineficaces bajo los actuales parámetros de operación, resultando irrisorios los informes de operaciones presentados por la propia Comisión, mismos que para dos mil veintiuno, en materia conciliatoria, precisan que sólo uno de cada tres asuntos puestos a su consideración lograron conciliar, es decir, sólo en el 33.33% de los casos las Instituciones Financieras llegan a un acuerdo.

Por ello la mayoría de las personas resultan desilusionadas ante la ineficacia de la Comisión, pues a pesar de haber presentado documentos y pruebas que validan la procedencia del pago de su seguro, los apoderados legales de las aseguradoras se presentan a exhibir un escrito rechazando el pago, ratifican el contenido de su documento y no existe como tal una platica conciliatoria, ni siquiera una propuesta para llegar a un convenio o la intención de sujetarse a un proceso de árbitros. Siendo decepcionante que los conciliadores no exijan u obliguen a estas empresas a escuchar y mandar alguna propuesta que permita negociar el reclamo.

Aunado a que, en más de una ocasión se requiere de la Comisión la emisión de un dictamen técnico que permita sustentar el futuro juicio con una opinión favorable de la queja, pero la CONDUSEF únicamente se limita a señalar luego de tres meses que no le es posible pronunciarse a favor o en contra. Siendo infructífero el haber presentado la queja, pues su resultado sigue siendo la negativa de pago sin esperanza de lograr algún cambio.

Ante tal situación es que las aseguradoras continúan rechazando el pago de indemnización, inclusive en CONDUSEF, pues saben que del porcentaje que no se concilia, un número mínimo de personas podrá exigir su pago a través de un proceso judicial (Por la falta de capacidad económica o los altos honorarios de abogados) y solo otro pequeño número obtendrá una sentencia favorable (Por la falta de conocimiento de la materia de seguros del abogado).

Siendo así que, nuestro despacho subsana esas dos complicaciones asumiendo los gastos procesales del juicio, cobrando un porcentaje si se gana el mismo, además de contar con el conocimiento y tener la experiencia para ganar este tipo de procesos.

 

Nuestro despacho surgió como un prestador de servicios legales para asegurados, no para aseguradoras, por lo que hemos desarrollado diversas estrategias legales para ganarles.

 
 

¿Cómo debo actuar ante un rechazo?

Ante una eventualidad y la sospecha de un posible rechazo, es importante consultar un especialista en seguros, ya que el personal de las aseguradoras mañosamente buscan que firme un documento reconociendo una falta en su declaración, la aceptación de una exclusión, el desistimiento de un futuro juicio, etcétera, para no pagarle, y se valen de la promesa de pago para arrancarle dicha firma.

Así que lo importante es no reconocer nada ajeno al siniestro, no firmar nada y DOCUMENTAR todo lo actuado con la aseguradora o la misma niega haber recibido documentación o tener contacto con usted.   

¿Vale la pena demandar a la aseguradora?

Muchos clientes nos hacen esa pregunta y siempre les damos la misma respuesta citando el viejo refrán: "De lo perdido, lo recuperado", dando a entender que si ya tienen un rechazo y voluntariamente la aseguradora no les va a pagar, su único riesgo al contratarnos es que se pierda el juicio y no obtengan nada (Situación en la que ya se encuentran), sin que puedan perder más. En cambio, si contratan nuestros servicios y ganamos, van a recuperar un porcentaje de esa suma y si bien no será la totalidad de su indemnización, eso es mejor que nada.

 

Bajo ese razonamiento, si nuestros despacho ofrece un servicio por recuperación sin inversión económica alguna y con la garantía de que tenemos que ganar o no vamos a cobrar honorarios, resulta ser la mejor apuesta que puedan hacer si contratan nuestros servicios legales.

Cliente: ¿Que me garantiza que ganaran mi juicio?

Nuestro Despacho: Nosotros no le pedimos ni un centavo como pago inicial para tramitar su asunto, ¿Usted cree que un despacho como el nuestro ha crecido trabajando gratis y perdiendo los asuntos?

A la fecha no hemos conocido otros abogados en este giro que se arriesguen a trabajar por más de un año sin paga y cobrando por recuperación al final del juicio. 

Si usted gana, nosotros ganamos, si usted pierde, por lo menos no gasto en el juicio ni en abogados. 

Telefono.png
WhatsApp Business.jpg
email.png
Facebook.png
Twitter.png